ASTILLEROS ZUÑIGA. CALBUCO

Aprendió el oficio trabajando con su padre, don Adrián Zúñiga, quien construía embarcaciones en El Rosario, en Calbuco. Su abuelo don Porfirio Zúñiga también era constructor y vivió en la zona de Hualahué, en Chiloé Continental.
Don Roberto tiene educación media completa. Ha construido como 30 embarcaciones, incluida una barcaza de 17 x 7 metros. La lancha más grande que ha construido es de 22 metros y lo hizo con su padre en Puerto Aguirre, en Aysén. Las más chicas que ha construido son botes auxiliares de dos metros. La mayoría son lanchas de 11 a 14 metros. Construye el casco, el puente, y las cabinas de acuerdo al diseño del armador. Las entrega llave en mano.

A estas lanchas, me explica el señor Zúñiga, se le ponen motores petroleros terrestres que han sido reacondicionados y marinizados. Los más comunes son los Mercedes de 140 hp. Las cajas de cambio terrestres se usan en cuarta y tienen un embrague para ponerlas en neutro. A estos motores se les coloca una hélice calibrada a su tamaño, la cual ha pasado a ser un modelo estándar. También se le pueden colocar motores marinos como los petroleros Cummins y Hyundi, que son los más comunes en lanchas pesqueras grandes.
Don Roberto le da mucha importancia al diseño del casco por lo cual se detiene a explicarme “que si la altura del puntal es de 1.50 metros la de la proa es de 80 centímetros más. La altura de la popa normalmente es unos 10 centímetros menos que la de la proa, pero depende del peso del motor. El motor por lo general va en el tercer tercio. La salida de agua es fundamental lo mismo que la entrada de agua. La salida tiene que botar bien el agua. El ángulo del codaste es básico: si es muy recto el agua chupa el casco en ese sector de la popa y le resta velocidad.”
Un poco antes de llegar a su lugar vimos los restos de una lancha chilota velera en la orilla del canal, consumida por el tiempo y la humedad. Era la lancha del Dr. Corvalán la cual no resistió los embates del tiempo cuando se trajo desde Chiloé Continental a este astillero para su restauración.
Don Roberto me mostró su taller en el cual estaba en ese momento construyendo una lancha artesanal de madera para un cliente de Lebu, siendo sus dimensiones las siguientes: eslora 13 mts, manga 4.25 mts y puntal 1.40 mts.

Durante la visita don Roberto me explicó que para hacer el armazón se coloca la primera cuaderna como 50 centímetros atrás del primer tercio “para que no quede muy pechugona” y la segunda cuaderna como a cincuenta centímetros detrás del segundo tercio “para no dejarle la popa muy fuera del agua”. En un apretado resumen me dijo que el orden de construcción que el emplea en su astillero, y que pude apreciar es similar al que se emplea en todo el gran Chiloé, era el siguiente:

1. Quilla, Roda y codaste
2. Determinar la cuaderna maestra y la de atrás
3. poner el espejo
4. Poner el cintón
5. Poner una lienza de proa a popa por el centro exacto de la lancha, dividiéndola en dos partes iguales en forma longitudinal. Esta lienza permite nivelar y balancear las plantillas y cuadernas.
6. Se hacen las plantillas para las cuadernas primera y segunda.
7. Luego se hacen el resto de las plantillas para las otras cuadernas, usando las varetas y el cintón como modelo. Abrir y cerrar el ancho con varetas. La plantilla mayor o del medio se hace después y finalmente la del espejo.
8. Hacer y poner las cuadernas a partir de las plantillas. Las cuadernas de la proa se ponen al final. Las cuadernas se hacen firmes con un primo o planero. Poner una sobrequilla.
9. Proceder al entablado y calafateado.
10. Construir la cubierta y superestructura.
11. Pinturas.

Para construir sus embarcaciones don Roberto usa ulmo y coigüe para la quilla, roda y codastes. Para las cuadernas, tablas, baos, cintón y cubierta usa mañio. Las maderas se las encarga a una persona que va al monte a buscarlas. En general usa clavos y pernos de fierro galvanizado. También usa clavos de cobre los cuales me explica deben ser pasados y doblados pues son muy blandos. Todos estos elementos de construcción pueden variar de acuerdo al armador lo cual afecta el precio, mantenimiento y seguridad de la embarcación.

Las herramientas más importantes que usa son la motosierra, el cepillo eléctrico, y las prensas. También tiene sierras circulares, de banda y otras herramientas que aunque son tradicionales aun prestan un valioso servicio. Don Roberto aprovecha la ocasión para subrayar que la motosierra ha revolucionado la construcción de todo tipo en la zona y es considerada actualmente como una de las más importantes herramientas para los carpinteros.

El armado de la lancha lo hace el mismo. Usa tecles para levantar las piezas. Regularmente contrata a dos ayudantes con los cuales ha trabajado por años y les tiene confianza. Usa dos ayudantes por lanchas. Se demora 6 meses en construir una lancha, lo que incluye solo el casco y los elementos de habitabilidad como camarotes, puente, cocina. El mástil, cuando corresponde, se hace por un contratista en otro taller. La electricidad se hace con contratistas fuera del taller. Los elementos de seguridad corren por cuenta del armador. El entrega el casco completo o con motor. El trabajo mecánico se contrata con gente especializada. Trabaja todo el año.

Aparte de su trabajo como carpintero de ribera don Roberto Zúñiga me agrega con gran orgullo que hace trabajos para el Instituto Oceanográfico de Chile para el cual toma muestras de agua tres veces al año.

.